Este navegador no es compatible con nuestro configurador.

Para obtener la mejor experiencia, te recomendamos utilizar uno de los siguientes navegadores:

  • Microsoft Edge
  • Google Chrome
  • Mozilla Firefox
  • Opéra

Dulcey: chocolate cremoso y tostado, nacido por error

Estar distraído y tener la cabeza en las nubes a veces no es malo si el fruto del error genera un producto sorprendentemente bueno y de gran éxito. Y en el mundo de los dulces hay muchos episodios que se pueden citar como ejemplo.

Pensemos en la tarta tatin, nacida del descuido de las hermanas Stephanie y Caroline Tatin. Al preparar una tarta de manzana, invirtieron el orden de los ingredientes, dando lugar así al querido postre que desde ese momento lleva su apellido.

O, para quedarnos en el mundo del chocolate, pensemos en la crema ganache. Esto también nació de la distracción de un aprendiz de pastelero que dejó caer crema caliente en un recipiente que contenía chocolate picado. Su jefe, que en un principio le dio un "ganache", epíteto que indica una persona desordenada, al probar la crema le pareció muy buena y lo felicitó por el "invento" afortunado.

Se desconoce hasta qué punto estos episodios son leyenda o realidad. Es cierto que de un descuido nació un producto único que cambió el mundo del chocolate: Dulcey. Este es el chocolate “rubio” firmado por Valrhona: un nuevo sabor que, sumado a los tipos reglamentarios negro, con leche y blanco, enriquece aún más la gama de la Maison francesa.

Su nacimiento no está envuelto en leyendas. Es el resultado del olvido de Frédéric Bau, chef de l'École du Grand Chocolat en Tain l'Hermitage, que dejó el chocolate blanco al baño María durante demasiado tiempo durante una demostración. Al probar el resultado al día siguiente, Frédéric quedó gratamente sorprendido. El chocolate había adquirido un color rubio y desprendía un delicado aroma a sable tostado y leche caramelizada.

Gracias a la experiencia y al savoir-faire que lo distinguen, Valrhona desarrolló entonces un proceso particular que permite la elaboración de este tipo de chocolate.

Al degustar Blond Dulcey 35% se percibe inmediatamente su consistencia cremosa y envolvente. Tiene un dulzor ligeramente azucarado. La primera nota de galleta da paso a las notas más generosas de caramelo con un sabor marcado.

Para el famoso pastelero parisino Christophe Michalack, “Dulcey es simplemente mágico e increíble, ¡a todos les encanta! Creo que es el chocolate que más utilizo en este momento”.

En recetas de repostería, Blond Dulcey 35% es un ingrediente que va muy bien con muchos ingredientes como albaricoque, plátano, mango, café, avellana y caramelo. Ya sea un pastel clásico, un postre contemporáneo o una mermelada, Blond Dulcey de Valrhona es el toque mágico que realza cada creación.

Queridos amantes del chocolate, no olviden que Dulcey es irresistible incluso en pureza, ¡una tableta lleva a otra!